miércoles, julio 11, 2007

LA PLAYA POR LA NOCHE NO ESTÁ SOLA









Si piensan que las playas por la noches están solitarias , están pero que muy equivocados.
Yo en ese especie de “voyeurismo” casi enfermizo de observarlo todo y tomar notas ídem , he ido corroborado que la afirmación que da titulo a este relato es más cierto que “un santo en primavera”.

Nosotros creemos que cuando el sol se pone, reflejando sobre el mar ese color rojizo tan impresionante, de la misma forma que los bañistas van desapareciendo al compás del sol, la playa queda muda de silencios, solo el rumor de las olas y las hamacas como espectadoras inmunes, conversando con los patines , al abrigo de los chiringuitos cerrado. .

Es , en ese preciso instante , en el que las luces alumbran la playa , los hoteles abren sus discotecas y empieza a sonar machacona la ultima canción del verano , cuando la playa cobra vida propia.

Amén de las parejas de enamorados, de los líos en cautividad , de los rollos de una noche , de los cuales no voy a mencionar , existen personajes habituales que como sombras acompañan a esa luna plateada, y a un sinfín de estrellas ya muertas aunque nosotros veamos sus destellos en esa ilusión optica.

Son a esos personajes silenciosos de la noche a los que yo me voy a referir. El morbillo lo dejo para otras lecturas y otros lectores .

Al anochecer hacen su aparición la fauna autóctona que está conformada por la familia de los canes y por las gaviotas . Todos los perros del contorno entran en escena acompañados por sus dueños para hacer sus necesidades. Ellos los sueltan por la playa, a sabiendas que nadie les reprobará, y ellos felices corretean por la arena o tirando las papeleras al suelo.

¡Menudo in civismo!

Mientras tanto las gaviotas que hasta ahora estaban apartadas y expectantes sobrevolando la playa , bajan y empiezan a buscar restos de los bocatas que han dejado los descuidados bañistas..

¡Anda que no son listas!

Una vez recogidos los canes , hace su aparición “el hombre del detector de metales”

Este es un individuo delgado , enjuto , que lleva una mochila a la espalda y dos auriculares .Para nada sirve que le hables o le grites a su lado , no te escucha..

Lleva una especie de remo alargado con el que recorre a milímetro cada rincón de la playa.

.Peina la playa en todas direcciones como si buscase minas antipersonas , claro que lo que intenta encontrar son monedas, o cualquier objeto metálico que los despistados bañistas hayan olvidado.

Nada escapa al detector , ni una medalla , ni un anillo , ni una cámara fotográfica.

¡Toda va a ala mochila!

Cuando acaba el rastreo del hombre del detector , entra a toda velocidad el camión de la basura , que llega a toda leche sorteando la arena ,realiza la recogida de bolsas de basura en un tiempo record.
¡Plis, plas!

Mientras tanto los lideres del deporte urbano , zapatilla en ristre y cinta en el pelo , corren por la orilla haciéndose mierda . Se les ve sudados o mas bien se les imagina , porque de vez en cuando se agachan, hacen un par o tres de abdominales y siguen corriendo ..

Distraída por este trasiego , cuando la camioneta de la basura ha desaparecido , y los deportistas de pacotilla siguen corriendo, y sacando los higadillos por la boca , pienso que ya podía relajarme un poco con el sonido de las olas y observo que el hombre del detector se aleja silencioso , cuando de repente aparece el tractor de la limpieza de la playa con sus grandes focos.
¡Madre de Dios!

Este tractor que viene acompañado de su ruido particular , está escoltado de una especie de remolque con aspas que se supone limpia la playa . Aparece impresionante dando las luces largas y espantando a más de una pareja que andaba subida en los patines , porque dicen..
“Se hace mejor el amor”

Empieza la limpieza , rompiendo una vez mas la armonía de la playa , que queda fina , y alisada como si fuese el desierto del Sahara .

Tu crees entonces que todo a acabado .. ¡Pero no!

La patrullera nocturna de la guardia civil hace su aparición , vienen por mar y por tierra .El barco de la costera atraviesa la playa con sus luces rojas a toda leche . Mientras el coche de la guardia civil hace su aparición en la playa alumbrando la oscuridad son sus linternas , cuando ellos se marchan llegan la guardia urbana y vuelven a alumbrar .
¡Caray vaya trasiego!

A todo esto ya son las cuatro de la madrugada, y la playa solitaria en teoría , está mas concurrida que una corrida de toros en la Ventas .

Una vez desaparecen los cuerpos de seguridad , llegan los del botellón y las borracheras .Como si fuese una torre de Babel , hablan en diferentes lenguas , ruso , rumano ,ingles , francés..
¡Y montan una fiesta del carajo!

Es la hora justa de cierre de discotecas del entorno. y llegan en manadas cargados de bolsas con alcohol y refrescos .Aunque no están solos , porque allí , justamente en la orilla están los pescadores , que llevan a en ese lugar desde que llegaron los canes y las gaviotas
.
Están instalados con sus mesitas, y unas minúsculas luces que llevan en la frente como si fueran mineros , se aferran una y otra vez en colocar la lombriz en el anzuelo , y en lanzar las cañas , entre risotadas y birritas de cerveza .

Es de madrugada cuando se hermanan borrachos y pescadores . Unos en ese afán de pesca , otros en el de bebida .Están amenizados por los tambores que han llegado de Arica, por el día venden relojes y gafas en la playa , y por la noche se reúnen para recordar sus país entre bongos y sus cantos tribales .

¡Nadie duerme en esta playa!

Empieza a amanecer , el sol sale tímidamente en el horizonte . Un sol anaranjado que se abalanza entre la olas . Tiene prisa por salir , igual que el camión de la basura , el tractor de la limpieza ,o los pescadores que ya se retiran con la cesta medio llena de unos peces minúsculos que tendrán problemas para justificar .

Mientras el sol trepa hacia las nubes hasta quedar imponente delante de mis ojos , llegan los del chiringuito y empiezan a extender las hamacas , colocando las sombrillas y los toldos , quedando toda la playa multicolor .

-¿Quiere un café?- me dice el del chiringuito.

-¡Pues mira si!- le contesto , ya que la idea de una bucólica playa solitaria se ha ido al traste después de la nochecita .
¡Para que después digan!

Angels Vinuesa

No hay comentarios: