viernes, mayo 02, 2008

UNA CUESTIÓN DE CENTÍMETROS







CUESTIÓN DE CENTÍMETROS


Siempre que nos referimos a la expresión “Cuestión de centímetros”, todos maliciosamente pensamos en algo muy concreto No me hagan decirlo que ya saben que se trata.
Esa pícara intención ha sido totalmente desplazada por otra explicación mucho más simple y sencilla;
“El aparcamiento del coche “.
Sí, como lo oyen, aparcar más allá de l problema que existe en las ciudades con más parque móvil que suelo donde dejar el coche es una realidad latente.
Ahora va a resultar que además de llevar en el maletero, el triangulo rojo, el chaleco fosforito y la rueda de recambio un elemento más: La cinta métrica.
Poco pensaba su inventor que tal audacia se convertirá en un uso tan peculiar de ese instrumento de medida.
Así que cuando estén hasta la coronilla de buscar un hueco para dejar el coche, tendrán que calcular después de hacer la maniobra en dejar:

...20 centímetros entre coche y coche, y 20 cms hasta la acera...

Y digo yo, que tipo de ordenanza más estúpida e insulsa. Como si los aparcamientos fuesen compartimentos estancos y estáticos, y no existiese ni la más mínima posibilidad de movilidad de los coches.

Aquí entonces te cuestionas quien fue el primero en aparcar, el que dejó la dichosa medida, o el que aparcó a duras penas con calzador.

Si yo estando aparcada he respetado las distancia entre coche y coche por delante y por detrás, quien me asegura que no vaya a venir un espabilado que me toque el culo ( en sentido figurado) y me bese en los morros (también en sentido figurado)del coche .

¡Nadie!

Yo que siempre he sido una acérrima defensora de dejar el coche a medio metro de la acera. Más que nada en un acto solidario con los barrenderos, para que no tengan problema en limpiar bien las aceras. Ahora tendré que pegarlo a la rasante con el menoscabo de hacerle más difícil el trabajo a los currantes de la escoba.
¡Una pena!

Más valía que se rompieran los cascos los políticos en arreglar el problema no ya de la vivienda, porque precisamente en España en este justo momento lo que sobran son pisos de nueva construcción, porque no hay Dios que los compre, para ajustarse ala elevadas hipotecas que están dando.

Y por otra parte los que ya tienen su pisito que han comprado con sudores, están asfixiados con los pagos mensuales. Menos mal que el Gobierno ahora hace una extensión de las hipotecas para que sigan pagando desde el Sacrosanto, donde creo que ya han puesto una oficina de la Caixa.

Todo esto es un bucle de difícil solución aunque el ministro de turno asevere que no pasa nada.

Ante todo este panorama, que es sin lugar a dudas el meollo de la cuestión, nos van a comer la olla ahora con el tema de los centímetros del parking.
Más nos vale que sigamos imaginando, y malintencionado que la cuestión de centímetros se refiere a lo de siempre, que por eso no te van a poner multa, y acabaremos diciendo eso de
No es cuestión de centímetros sino de como se menea

Angels Vinuesa

No hay comentarios: