lunes, abril 07, 2008

...Y DESPUÉS DE LOS CUARENTA ¿QUE?






Como me gusta esto de poner etiquetas a todo, es como si tuviese que estar cuadriculado y definido. Como si las personas en la vida tuviesen un guión determinado. Creo que es un defecto de escritora/observadora que me hace suponer los fines o los destinos de los seres humanos, como si esto fuese inamovible y sin retorno.

Imagino que es un pensamiento heredado de los griegos, el tener una visón de la vida de esta forma.

Las mujeres en edad de merecer ... (que recuerdos me trae esta frase de otra etapa mía de escritora bajo seudónimo de la Viuda Negra , ya fallecida y atrapada entre las redes , revoloteando de pagina en pagina Web )pasados los cuarenta parece que se toman en ese cruce de caminos que es la vida , y ese paso en la recta final hacia la senectud , una apariencia o máscara definiéndose en diferentes disfraces –Yo lo precisaría de esa forma tan uniforme por la forma que se alinean .

Es como si llegando a los cuarenta se produjera una catarsis, y empezaran a delimitar las diferentes rutas o caminos.

Algunas cogen atajos entre uno u otro sendero , pero la normalidad , si se puede expresar de esa forma, y por lo que he podido observar es una línea definitoria hasta el final de sus existencias, y no se si de almas también porque a pesar de haber escrito un libro sobre los espíritus no tengo esa información de forma exacta .

Están, las que pasando de todo convencionalismo se dejan de teñir las canas y se acogen al camino de la espiritualidad.
Pondría en este cajón de sastre desde las que se dedican a hacer obras benéficas, hasta las que metidas en otros berenjenales se explayan en técnicas orientales.

Estas son las que cuestionan siempre dudas existenciales de su vida explorando campos ignotos para el resto de la población corriente.

Y de la misma forma que se van a un país lejano en una ONG , se reúnen en pequeños comités para hablar de los campos energéticos , haciendo uso de todos aquellas artimañas que están es este mercado psíquico

Siempre y como en todo están ambos extremos, desde las místicas hasta las agnósticas y las creyentes mas acérrimas en todo tipo de exaltación psicoreligiosa.

Existen otras que toman otros derroteros , normalmente se han quedado singles , bien por divorcios , separaciones , muerte del cónyuge o simplemente nunca han estado acompañadas , se dedican este grupo a quemar prácticamente el patio y el futuro .

Son las que no importando ala edad cronológica se lanzan a viajar por medio mundo, haciendo probaturas de todo tipo y tipos.

Son las que caen en la cuenta que ya han hecho su papel de madres y comienzan una carrera universitaria , aprenden idiomas o se gastan la pasta en cremas rejuvenecedoras , se operan las mamas con silicona y se hacen liposucciones a tutti plen .

Es quemar el ultimo fósforo e irse al otro barrio sin poder decir esto no lo he vivido.

Chatean mas que sus hijos, tiene citas a ciegas, y se inventan en definitiva otra vida que nada tiene que ver con la anterior, de la cual han pasado página de cuajo y han arrancado los recuerdos y las calamidades.

“Vivir, vivir, vivir” es su lema de vida. “Vivir hoy y mañana ya veremos…”
Hay un tercer grupo que es el de las resignadas , que dedican esta etapa de su vida a ser abuelas /madres , que siguen su vida de siempre , sin intentar modificar nada no vaya a ser que el castillo de naipes se caiga y se desintegre la comodidad .

De esta no digo yo que asentadas en la facilidad no se sientan felices, lo son y además lo sienten así y no existen mas planteamientos.

Se entretienen en gimnasios, en tazas de café con las amigas de siempre, y en cenas a sábados alternos en casa de los amigos de toda la vida.
Siempre veranean en el mismo sitio, y de vez en cuando se pegan un viajecitos, cumplen en definitiva la condena de la vida fácil que han decidido vivir.

Evidentemente siempre existen como en los otros grupos desde las mortificadas a las superfelices.

A grandes rasgos, y desde ese cruce de caminos que representa la línea divisoria de los cuarenta estos son tres de los caminos que escogen las mujeres.
A veces estos caminos no son definitorios y algunas cogen atajos entre una vida u la otra dependiendo del momento y las circunstancias que les ha tocado vivir.

La vida es como una gran obra en varios actos. Las protagonistas pueden modificar ese guión como decidan , pero fundamentalmente es importante no sobrepasar los limites, y caer en enfermedades tanto psicológicas como funcionales que después el gasto es para la Seguridad Social, y si se exprime demasiado al final no nos quedará ni para la jubilación .

Angels Vinuesa
Marzo 2008