martes, mayo 20, 2008

ANGELS VINUESA: UN DÍA EN MALLORCA

ANGELS VINUESA: UN DÍA EN MALLORCA

UN DÍA EN MALLORCA


































Fuera de todo bullicio de playas y viajes en oferta de 2x1 a Mallorca en Can Pastilla o Sa Arenal , yo te voy a plantear un itinerario diferente en la bellísima isla de Mallorca.

Y puedo plantearte esta cuestión de una forma contundente, porque viví durante años en aquella isla.

La recorrí de tomo a lomo disfrutando de sus cálidas y transparentes aguas en playas como la de “Es Trenc” en Sa Rapita, o bien en Formentor al otro extremo de la isla.

De aquella época guardo buenos recuerdos, y me traje de mochila, el trampó
(Exquisita ensalada), los vocablos (ses nines) o muchas evocaciones más allá de la típica ensaimada. De entre todos me quedo con la luz de la mañana, y de las caminatas matinales entre los barcos por el Paseo Marítimo.

Hoy fuera de todo recordatorio, te voy a regalar un itinerario diferente solo para un día

………………………

Lo primero que has de hacer cuando llegues a Palma es acercarte a la catedral. Admirar el hermoso color ámbar de su fachada, a pesar que durante siglos el furor de los vientos azotasen su inmensa desnudez quedando impoluta , pudiendo admirar hoy en día un elegante arte gótico , y de como los mallorquines han querido perpetuar ese contacto con el mar siempre continuo , con el Parque del Mar , donde una año , viviendo en la isla nos levantamos con la noticia que había arribado una ballena , fue mentira por supuesto , pero una buena inocentada .

Al ladito , podrás adentrarte en la historia de la isla visitando el Palacio de la Almudaina , sede de recepción en la isla de SSM., pudiendo admirar los maravillosos muebles estilo imperio , los estupendos tapices con la fotografías recientes de nuestros Reyes , porque no es lo mismo ser monárquica que Juan Carlista.. Pero de este tema ya hablaré en otra ocasión.

Sin salir de Palacio , fíjate en la fuente árabe del patio , y junto al rumor del agua escucha la historias del alquimista que quiso convertir el bronce en oro, y el cinc en plata en la Torre del Ángel..

Después de esta visita (unos 45 minutos) has de recorrer pocos kilómetros por la carretera de Llucmajor hasta la “Ermita del Cura”.

Allí la paz y el recogimiento que hicieron filosofar al beato Ramón Llull te llevarán a un sosiego total , tendiendo una vista panorámica de toda la isla , en plena naturaleza , que te hará comprender con certeza, como este sabio pudo poner los cimientos a la lengua catalana .

Estar todo este tiempo , te llevará a coger apetito , así ¡que mejor!, que un buen restaurante para degustar la exquisita comida mallorquina, en “Es Racó de Randa “ , un fantástico restaurante , en un enclave exclusivo con vistas al mar en un lugar privilegiado. Te recomiendo la sopa y el frito mallorquín, el postre lo pones tú.

Posteriormente vuelta a Palma para visitar el Castillo de Bellver, construido en el año 1300 por orden de Jaume II, Rey de Mallorca. Su planta de forma circular, con sus tres torres semicirculares es única en nuestro territorio.

Una vez concluido el recorrido por las almenas te recomiendo un paseo (en coche) hasta Valldemosa, donde pasó un horrible invierno Chopin y George Sand. Las notas de su música te acompañarán por el vagabundeo en la Cartuja, y te embrujará un pueblo que conserva el sabor de lo antiguo.

Imprescindible adquirir en cualquier librería del lugar los libros “Un invierno en Mallorca “o “La historia de un enfado “

Aún con las notas de Chopin impregnadas en los sentidos , una puesta de sol en “Sa Foradada” rematará un magnífico día comprendiendo en ese instante como el Archiduque Juan Salvador , se enamorara de una mallorquina , y construyera en ese punto mágico su mansión (hoy de Mikel Douglas).

La vista del sol poniéndose, y la imagen de esa roca agujereada, te harán recordar Mallorca para siempre
.
Ya de noche, volviendo a Palma, te has de dirigir a la Lonja, allí exquisitos restaurantes harán de la cena algo inolvidable. Y después de la cena ,una copa , siguiendo con la música nos adentrará en el Palacio Barroco “Ábaco” que con sus frutos esparcidos por el suelo, y sus magnificas muestras florales nos harán trasladar a otras épocas .

Angels Vinuesa