miércoles, octubre 15, 2008

--/---/.-./..././




.--./.-/.-./ --/../ .-/--/../--./---/ -/---/-./.. --/./.-./-.-./.-/-.././

--/..-/-.-./..../.-/.../ --./.-./.-/-.-./../.-/.../ .---./---/.-./ ..../.-/-..././.-././ ./-./..././-./.-/-../---/ --/---/.-./..././

-/./ ..-./..-/../.../-/./.../ -.././--/.-/.../../.-/-../---/ .--./.-./---/-./-/---/
-.-./.-/.../../ .../../-./ -.././.../.--././-./../.-./-/./

-./---/.../ -.././.---/.-/.../-/./.../ -.././--/.-/.../../.-/-../---/ .---/---/...-/./-./

.../.././--/.-././ ./.../.../-/.-/.-./.../ ./-./ -./..-/./.../-/.-./---/ .-././-.-./..-/./.-./--./---/

--./---/-./-.././ --.-/..-/.././.-./.-/ --.-/.-/./ ./.../-/./.../ ..././--./..-/.-./.-/--/./-./-/./ --.-/..-/./ ./.../-/.-/.-./.-/.../ ..../.-/-.../.-../.-/-./-../---/
.--./---/.-./ .-./.-/--../../---/

-/..- .-/--/../--./.- --/.-/.-./../.-/ ..-./---/-./-/.-/-././-../.-/

EA2GDC EA3GIM EA3CID

MI OPINIÓN SOBRE LA OBRA EL GUARNERI DE GESÚ.



MI OPINIÓN SOBRE LA OBRA; EL GUARNERI DE GESÚ
DE; MARTA MULERO VINUESA


El Guarneri de Gesú, representa el viaje iniciático de Noa, una adolescente, amante de la música, que a través de su abuela Marta viaja a través del tiempo para descubrir un secreto del famoso violonchelo El Guarneri de Gesú.

Esta sexagenaria explica en voz en off ,cual fue su experiencia hasta encontrarse los mensajes en clave de sol, que su abuela violonchelista le envía a través de unas misteriosas cartas.

El ritmo de la obra es trepidante y deja al lector con ganas de saber más en cada capitulo.
Marta Mulero Vinuesa, su autora, describe con pulcritud una historia dibujada en un pentagrama, donde las notas atemporales marcan el compás de la vida de Noa.

Es una obra que difícilmente podría escribir alguien no vinculado a la música, ya que todas las vicisitudes están teñidas y argumentadas en las notas que brotan del violonchelo.
Es , en definitiva , el violonchelo el que cuenta y protagoniza de forma patente , constante y lúcida la vida de estas dos mujeres, y como entrecruzan sus vidas , aún con la distancia en el tiempo , más allá de la muerte.
La comunicación entre Marta y su nieta Noa es tan sensible que se une en esa fina línea de la atemporalidad.
La música como valor intrínsecamente espiritual es la que marca sus vidas y sus destinos.
No es una historia cualquiera, sino que rezuma por todos sus poros la musicalidad entroncada por autores diversos, lugares comunes y obras musicales únicas.
Esta escrita con la misma delicadeza con la que Marta desliza sus dedos por las cuerdas de su violonchelo, curiosamente de 1870.
Ahora Marta quedará inmortalizada en este paraíso virtual que es Internet , y todas las Noas ,Martas o cualesquiera que amen la música leerán sus letras , más que leerlas quedarán fascinadas por su música .


Angels Vinuesa

martes, octubre 14, 2008

EL GUARNERI DE GESÚ; CAPITULO VIII




CAPITULO VIII

Llegué a la República Checa y mientras caminaba hacia la calle de Robert Nozick, dos individuos de aspecto sospechoso comenzaron a seguirme.

Cargada con el violonchelo y una pequeña bolsa de mano, aceleré el paso, doblé diversas esquinas y ellos seguían detrás de mí. Giré en falso introduciéndome de lleno en una calle sin salida, intenté marcharme pero resultó imposible.

Los dos hombres se abalanzaron sobre mí imposibilitándome un intento de huida. Gritaban en una lengua que era incapaz de comprender. Me robaron mi violonchelo y mis pertenencias y huyeron acobardados.

Permanecí sentada en el suelo llorando desconsolada, para mí todo había perdido el sentido y mi esperanza se esfumó como una vela que ahogada, pierde su llama.

Comencé a caminar sin rumbo hasta que la oscuridad invadió las calles trayendo consigo el miedo, la soledad y la tristeza. Pasé toda la noche en vela paseando y pensando en un modo de salir del país y regresar.

Llegué a la conclusión de tomar un tren de manera clandestina, recluida todo el viaje en los aseos, pues no tenía dinero para pagarme un billete. Así que al llegar a la estación, subí al primer tren destino Barcelona y segundos antes de que se cerraran las puertas, alguien gritó mi nombre.

Salté del tren buscando esa voz, cuando hallé la persona que me había llamado mis ojos brillaron con tanta fuerza que ni el sol podía igualar el resplandor. Corrí desconsolada y me lancé a sus brazos, los de David. Había aparecido como un ángel que venía para salvarme. Le abracé con toda la fuerza que aún poseía y entre sollozos le pregunté cómo me había encontrado.

-Mi tren, que viajaba destino Polonia, donde iba a buscarte para traerte conmigo, sufrió una avería. Todos los pasajeros hemos pasado la noche en la estación esperando el primer tren.

Creí verte, llorando y sentada, esperando en un rincón de la estación, pero no estaba seguro y esta mañana al despertar te he visto subir al vagón y me he arriesgado a pronunciar tu nombre, por si eras tú esa muchacha y el destino me ha sonreído y te he encontrado.


No podía parar de llorar, pero ahora de felicidad. Le conté todo lo sucedido y me llevó a un hostal donde pude descansar. Me quedé dormida mientras él, me observaba y acariciaba mi pelo.

Al despertar nos dirigimos a la calle donde se hallaba el sótano, ya que no podía marcharme sin encontrar aquel tesoro mencionado en la última carta.

Descendimos unas mugrientas escaleras y hallamos una puertecita minúscula que no sobrepasaba un metro de altura, la abrimos y hallamos un armario cerrado con un candado dorado.

Introduje la llave y se abrió. Dentro había una funda de violonchelo y un maletín. Cogimos ambos objetos y nos dirigimos al hostal apresuradamente. Al llegar coloqué la funda de color rojo oscuro encima de mi cama, la acaricié apartando el polvo y leí un gravado:


"MARTA BRUNELL"






Abrí la funda y pude percibir la belleza más magna del universo: el instrumento perfecto.

Finas curvas dibujaban la silueta de la admirable obra de arte. Lo observé detalle a detalle y de arriba a bajo.

En la cabeza se percibían los tallos de una mano cansada, que dibujaban una forma redondeada y magistral; las clavijas eran de color rojizo, esculpidas, delineando las más bellas cenefas; el batidor negro estaba desgastado y las cuerdas eran oro puro, las acaricié y de ellas brotaron unos dulces sonidos; el puente , hecho con madera fina, sostenía la tensión de las cuerdas; la caja de resonancia brillaba y relucía, teñida por la cochinilla ya desgastada a causa de los rayos del sol y del paso del tiempo.

En su interior pude divisar la etiqueta que certificaba su construcción por parte del mismísimo Guarneri del Gesú.





El conjunto formaba un todo espectacular que no era digno de divisar por mis modestos ojos.

Me atreví a sacarlo de su envoltura e intentar hacerlo sonar y cuando pasé el arco por la cuerda sol, vibró regalando a mis oídos un sonido equiparable a aquellos dulces manjares que harían deleitarse al más sabio paladar.

Mientras tocaba concebía gozo y placer. Me sentía dichosa de poseer el instrumento de mi vida.

Después de varios minutos tocando, decidimos abrir el curioso maletín, en el interior hallé, para deleite de mis ojos, una ingente cantidad de dinero que Marta fue recopilando en sus últimos conciertos, así como su anillo de boda y los pendientes de oro blanco que ella lucía en sus audiciones.

Entonces llegó el momento de regresar a casa.

Los años pasaron y David y yo nos unimos en matrimonio empleando el mismo anillo de mi abuela. Con el dinero que allí hallamos montamos una escuela de música exclusiva de violonchelo a la que llamamos: El Guarneri y el violonchelo perfecto me acompañó el resto de mi vida en mis numerosos conciertos y, gracias a él, conseguí la fama.

Ahora, a mis setenta y seis años, puedo decir que mi vida ha sido un camino intrépido y que cambió el día que decidí partir en busca de mi destino.




Fin


Reus, 1 de enero de 2004

el 3x2 y el 2x1




El 3x2 o el 2x1


En esta época donde todos vivimos afligidos por los acontecimientos, y esperando cada noticiario para que nos digan que las hipotecas han bajado aunque sea medio punto, y que la economía embarranque ya , salen a relucir todos aquellos ingenios de comerciales , vendedores y otros tantos que se ganan el pan con nuestras compras.

Nunca vi en tantos escaparates la palabra liquidación con tanta intensidad, como si eso fuese definitivo para que tú decidieras comprar.
En esas campañas a ultranza para que los pobres comerciantes, pequeños medianos y grandes, tengan su recompensa, hay una que me ha llamado la atención, porque su trampa se ve a tres leguas.

Es el 3x2, vamos a ver, cuando tú vas a comprar, su resultado definitivo es gastar menos, aunque esa compra te dure menos tiempo.
Si la compra del 2x1 te salía rentable, pues al fin y al cabo comprabas lo mismo y aunque fuese, seguramente más cara que una unidad te llevabas el carro lleno.

Pero hay que diferenciar entre lleno y rebosante, que son dos conceptos distintos.

En la campaña del 3x2, te gastas exactamente el doble y de eso no se trata.
Si ,bien, dirán los publicistas, pero eso te dura el doble en tiempo, pero para los escasos bolsillos no es lo que vale.

La teoría es:

“ te gastas lo justo, y si puedes un poco menos, y si te queda algo para la semana que viene... quizas lo necesites para pan o para garbanzos...”

¡Quien sabe!

El sumun lo ha protagonizado un promotor de Málaga, que en ese entusiasmo del 2x1, vendía chalet y regalaba un piso de una habitación, por el módico??? Precio de 780.000 euros, que digo yo, a ver quien los tiene a mano.

Y de paso ojala los bancos se animen con esta formula y dan 2x1 , la hipoteca y regalen un préstamo aunque sea chiquito .
¡Por ideas no será!


Angels Vinuesa

lunes, octubre 13, 2008

EL GUARNERI DE GESÚ; LA CARTA




Praga, 19 de diciembre de 1943


Querida Martina,

A ti me encomiendo en señal de agradecimiento, pues has estado a mi lado en los momentos más duros. Ahora me hallo en Praga y aquí voy a descansar. Espero que mi dulce niñita se halle a buen resguardo y le auguro una vida de felicidad.

A ti, un último favor te pediré. Junto a estas letras viaja una llave, es de un cuarto que se halla en un sótano de la calle Robert Nozick. Allí está mi único tesoro. Si alguna vez regresa alguien de mi familia, entrégale esta carta junto a la llave. Me despido dándote mil gracias por todo


Marta Brunell




Cuando hube leído la fascinante epístola, decidí partir de Polonia, pues allí ya no había nada más y el final de mi viaje se aproximaba.
Me despedí de la elegante violinista y amé un coche privado que la misma Martina encargó especialmente para mí.