martes, julio 20, 2010

la ultima marathon dle padrí en Barcelona














Nota aclaratoria (El padrí (padrino en catalán, es el padrino de bautismo, persona que tiene gran relevancia en la sociedad catalana, ya que asumiría si llegase el caso el cuidado del ahijado o ahijada)


Corría el año 2001, cuando mi padrino Jaume de 80 años cumplidos, me propuso correr en la Marathon de Barcelona.
Mi padrino Jaume siempre ha sido un deportista de elite, natación de competición, water polo, profesor de natación, montañero… Hasta hacia pocos años había llevado el pesebre a la cima de las montañas catalanas.
Un infarto le dejó fuera de ver las nubes de cerca, y cuando me propuso correr en la Marathon, el Parkinson empezaba a hacer mella.

-De acuerdo- le dije.
El recuerdo de las Olimpiadas del 1992 estaba aún fresco y , me vi con ánimos de acompañarle en esa travesía para entrar como campeones en el Estadio de Montjuich , donde tantos atletas lo habían hecho antes.

Me desplacé desde mi ciudad con el convencimiento de no dejarle mal en esa pequeña travesura senil. Cuando llegué a su casa ya estaba listo, impaciente por encaminarnos a la salida.
Cogimos el metro , y si bien a aquella hora era normal ver a gente que se desplazaba a su trabajo , en ese día casi todos los ocupantes del metropolitano eran familias , jóvenes y no tan jóvenes con aspecto deportivo y zapatillas preparadas para correr .

La plaza Cataluña, lucia en todo su esplendor, y hasta las palomas en gris y negro que las pueblan salían despavoridas ante tal algarabía.

Éramos cientos los que nos agolpábamos frente el rotulo de salida con el dorsal pegado a la espalda que nos daba la posibilidad de estar en esa carrera. Nos repostamos de agua y alguna fruta, que mi padrí, Jaume, ya había colocado en nuestras mochilas y esperamos impacientes la salida.

Cuando el pistoletazo de salida dio paso a que muchos corredores profesionales empezaran a serpentear por las calles de Barcelona, ahora vacías de tránsito ante tal evento, mi padrino y yo lo tomamos con calma. Sus ochenta años , bien llevados , no nos daban la prioridad de salir volando , ya que nuestro destino era poder llegar a la meta tres horas después .

Nos confundimos entre el gentío que se divertía caminando , madres con carritos , y niños más grandes con su padres a los hombros , era una gran fiesta animada por grandes megáfonos, y sirenas de policía que anunciaba nuestra llegada .

Empezamos con paso firme que no dejaríamos en todo el trayecto hasta llegar al final de la carrera. La llegada a la Plaza de España fue relativamente fácil , callejeando por Barcelona , y unidos a la multitud seguíamos bien el paso .

En la subida a Monjuich , con algunas repentinas elevaciones de la calzada , el paso de Jaume se hizo mas sereno , aunque la verdad es que yo iba ya resoplando .

Descansamos un poco en el avituallamiento, para beber agua y en poco menos de dos horas vimos el Estadio a poca distancia.

La sensación de entrar en es catedral del deporte, donde años antes habían concursado atletas de todos los países, te llenaba de una vanidad extrema aunque en esos momentos solo se oyera el griterío de los que íbamos en la Marathon. Cerré un momento los ojos intentando imaginar lo que sintieran nuestros deportistas en tales circunstancias, Jaume, mi padrino se apresuró a jalearme para que siguiéramos, viendo mi extasiamiento momentáneo.

Seguimos la marcha ahora si ya bajando la montaña de Monjuich, y encaminándonos hacia la meta. Jaume, mi padrino calculó, con esa exactitud que solo pueden tener los deportistas de elite, que ya no llegaríamos a tiempo a la meta, antes que cerraran la carrera.

-No et preocupis (no te preocupes) – le dije en catalán su lengua materna. Lo más importante es llegar, aunque no sea a tiempo.

Pero su prurito de montañero, hizo que aceleráramos el paso un poco más rápido. Ya en la calle Pelayo, muy cerca de la meta, vimos que el coche escoba y los motoristas iban cerrando la carrera.

¡-Adelántate tú!- me dijo
-¡No padrí! – le contesté – Llegaremos los dos a la vez.

La voz del megáfono anunciaba que los últimos corredores estaban entrando en la Plaza Cataluña, y que la carrera se daría por finalizada.
Quedaba escasos doscientos metros, ya leíamos el cartel de Meta, y teníamos los motoristas pegados en los talones.

¡Esperen por favor!- les grité - Quizás sea su ultima carrera, tiene 80 años.

La misma voz que avisaba el final de la carrera, al oir mi petición empezó a animar a mi padrino. Los motoristas se colocaron a ambos lado escoltándolo y los aplausos de los ciudadanos se tornaron en un clamor a su llegada a la meta.

Yo no podía contener las lágrimas de emoción viendo como Jaume había ganado su ultima carrera , la misma que ahora,con 88 años tiene por la vida , luchando por ella e intentando llamar a la muerte para que se lo lleve .

Fui un día de esos que quedan en tu memoria para siempre, y que aún hoy al escribir este relato las lágrimas acuden involuntarias a mis ojos creando una emoción que me encoge el alma.

Para ti, Padrí que has representado uno de los mejores ejemplos para mi vida. Un abrazo;
(dedicado a Jaume Sureda Botán )

Angels Vinuesa

No hay comentarios: