jueves, mayo 30, 2013


SONIDOS DE CUBA

Cuba se despierta bulliciosa, cuando ese permanente sol anuncia su albor , ya  cuba se mueve a golpe de bicicleta , bici taxi, o en coches de caballos .El rumor  de gente  es palpable en cada rincón, los niños a las  escuelas, los trabajadores del estado a sus establecimientos , o los que gracias a las patentes hacen su labor por cuenta propia.
 
 
 
 

En cada  esquina se levantan pequeños puestos de frutas o viandas, cualquier  mueble de  deshecho sirve de mostrador, y por cualquier calle maltrecha , dónde  el asfalto se olvidó, y  la tierra hizo de su movimiento las estrechas  callejuelas, que lindan a ambos lados  con la alternancia de casas de madera , o de mampostería con grandes enrejados en sus frontales ,arropadas por  grandes árboles de mangos que  dan su sombra  silenciosa, se mueve la vida.

Las mujeres  sentadas en los portales de las  casa comentan los últimos chismes y bretes de sus convecinos, y los hombres  aquellos que trabajan desaparecen durante horas, los otros, permanecen sentados viendo pasar la vida  de un forma silenciosa, esperando  arañar unos  cuantos pesos que llevaran  el arroz o el puerco para la sustento diario.

Pasan las horas  entre el ir y venir de los coches  tirados por escuálidos caballos o los esforzados bici taxistas que sacan la hiel pera llevar  a los ciudadanos, esperando que no les caiga algún gordo con el que no puedan circulan  con poca  comida en el estómago.

Llega el almuerzo ,y la vida sigue a paso lento , esperando ellos agarrar una botella de ron y ellas la hora de la novela que se afanan por averiguar  cuál será el destino de los actores venezolanos o brasileños que  conforman la vida  dentro de una televisión escasa de  canales , con mucho contenido  educativo , pero muy poca diversión , ni siquiera las películas están dobladas , teniendo que leer  constantemente los subtítulos.

 El sonido del dominó, en las mesas colocadas en cualquier parte de las calles, lleva el son de un país que decelera  su ritmo, las broncas por el juego, se quedan  inmersas en la propia partida, y aunque discuten escandalosamente, las disputas se detienen  cuando alguien se levanta de la mesa, para dar paso al siguiente jugador.
 
 
 
 

La  amalgama de tiendas se  entrelazan entre los portalones de lo que fue una  espléndida ciudad, un hotel con un rotulo de 1924, adaptado ahora en casas particulares, se  desmorona a pedazos ,y la doble moneda del país subdivide a una población entre los dólares, y la moneda del país , los precios inasumibles para todos aquellos que no tengan remesas del exterior se contrarresta con los vendedores callejeros, que aun con las intensas lluvias tropicales siguen  vociferando su mercancía de croquetas , escobas, pan o coditos (macarrones ).




 

El final de la novela  marca el fin del día, que apagan  junto a las televisiones, el  pobre alumbrado de las calles, y solo quedan algunos pocos ya nublados por el ron de calle, alcohol de 90 grados ingerido en cantidades insalubres.
 

Duerme  Cuba, y solo el sonido del cacarear de los gallos marcan un nuevo día.

Angels Vinuesa    

No hay comentarios: