sábado, junio 01, 2013


ADRIAN BARULÉ
 
 
 

Curtido de muchos trances de la vida, con su traje impostado Adrián Barulé , es el “capo” de todos los negocios que se trajinan en el pueblo.

Nacido en una paupérrima familia, explica sin resquemor que  dormía en  cartones  en el suelo, pero  salió adelante con el convencimiento que  su meta era  mantener a toda la familia y hacer una cuantiosa  fortuna que ha  conseguido sin ningún problema.

Subido en su motoreta  sin más lujos que un mono de trabajo, una gorra de camuflaje  con un casco de color amarillo chillón, es hoy por hoy la persona  que más  negocios  lleva  en este alejado lugar del Pacifico.

Adrián Barulé , tiene su propia idiosincrasia de la vida ,y se considera , padre e hijo ejemplar , aunque en el tema de amores sea promiscuo, teniendo  esposa , querida,  y algunas más con las que comparte su  agitada vida , siempre colgado a  teléfono , y dispuesto a  sacar  pistola o machete si  fuera necesario.

Ha  dado  con sus huesos a la cárcel , donde  como buen observador  de  vida , fue   casi al segundo  día  “el rey del mambo”, siendo respetado por los otros asesinos, violadores   y demás  reclusos.  

Adrián  Barulé  es un  negro, delgado, pero  de gran fortaleza y marcada musculatura, su pelo rizado largo, lo lleva indistintamente con coleta o con pequeñas trenzas que reposan en sus hombros, y aunque nadie  daría un duro por él, confiesa sin temor que guarda  varios Cartier en su caja fuerte.

Es un hombre de verbo fácil, que añade  continuamente en su conversación  citas de  personajes famosos, que intercala en  su  atropellado conversar, con su propia ideología de vida, y que  guarda  como un tesoro  su gran  autoestima siendo él la persona que más se  quiere en  el mundo.
 

Sus  pilones son la amistad y  el respeto, siendo estos los engranajes que hacen mover a este personaje que  ni siquiera los santeros o las  echadoras de cartas se atreven a pronosticar. Adicto  a acumular  riqueza, no le importa  llevar sobre sus hombros  a montones de personas que le deben favores, o deudas, teniendo en convencimiento que  le pagaran sin tener necesidad de perseguirlos. Porque  en algún momento se  cruzaran en su camino y acabaran pagando por las buenas, con una somanta de palos o con una puñalada...

Adrián Barulé es un tipo peligroso, y al mismo tiempo tierno, que guarda nobles  sentimientos, para todos los suyos y los que considera amigos , pero que nadie  se sienta con  el poder de traicionarlo porque  es en ese  momento en el que  su “alter ego” sale a relucir, y todos sus demonios  salen  de paseo para dejar su rastro de  venganza más cruel.

Adrián Barulé hace de su vida una proeza, y es con sabiduría popular, el más agudo e inconformista dela isla, la vida le ha pegado duro, sin embargo ha hecho de su resurgir un reto diario, constante y sin freno, donde nada  es imposible.

Hace sus profecías, su pensamiento que transmite a sus congéneres protegiendo a su prole y velando por sus intereses, pero Adrián Barulé nunca pierde, siempre al final sale  ganando, porque maneja a propios y extraños a su antojo, moviendo los hilos, y tejiendo la tela de araña, que le hará depender  de  él a todo el que  esté a su alrededor.
 

Manipula a  la gente  a su antojo y sin embargo a pesar de ser el rey, se siente solo y es su soledad  su más  viajera enemiga.

Adrián no pasa desapercibido a pesar de intentarlo en su traje impostado, y todo el mundo sabe que hay que temerlo, más que amarlo, aunque  su búsqueda del amor sea  constante, e incansable.

Debajo de su piel de cocodrilo, existen  muchas más de majá, de santanica y hasta de lechuza, que  emergen cuando el precisa y cuando le conviene.
 

Sin embargo Adrián Barule  es un hombre justo que siempre quedará en mi recuerdo con enorme  cariño y respeto ¡Por si acaso!

Angels Vinuesa

 

    

   

No hay comentarios: