martes, julio 17, 2007

LA TROPA MAÑANERA DE LA PLAYA









Si bien el otro día hablábamos del personal nocturno de la playa , hoy nos ocuparemos de todos aquellos personajes que visitan la playa en horas diurnas , no hay que decir que es imprescindible leer el anterior relato “La playa por la noche no está sola” para poder comprender este ( es una sugerencia , nada más ) “


Son las ocho de la mañana, la playa, ahora si por fin está solitaria, y desierta. Diseminadas y esparcidas entre la arena están las hamacas tendidas en azul y blanco, las sombrillas perezosas se encuentran recogidas en si mismas, y los patines en el túnel de salida, preparados para que los bañistas los quieran alquilar.
Reina un silencio absoluto, acompañado por el rumor de las olas al chocar contra la orilla. El sol, poderoso en lo más alto de un cielo azul celeste inmaculado. Ha despertado de su letargo, para seguir demostrando que el es el astro rey, a pesar de tener sus días contados.

Como por arte de magia, la playa se va poblando de una singular tropa que agruparemos en varias tendencias, como la moda.

Es mejor , pienso , después de tomarme el café en el chiringuito y de una noche ajetreada , esperar un poco más hasta que me venza el sueño, y descubrir desde la colina donde puedo ser observadora muda de los personajes que van apareciendo ante mis cansados ojos . Mi posición estratégica, es como una aduana donde puedo ver sin reparo a todo quisqui que baje a la playa.

Cuando estoy distraída observando como se afanan los currantes de la playa en tenerlo todo listo aparece ante mí la que llamaremos Familia Feliz. Prototipo de familia española, que bien están de vacaciones o bien tiene su segunda residencia en la playa, aunque estos suelen venir mas tarde.
Este prototipo de familia española está compuesta normalmente por los papás y dos niños de corta edad. Al papá lo conocerás porque ya se le averigua la curva de la felicidad , bañador discreto a media pierna , gorro y lleva dos sillas playeras , la mamá que siempre suele ir detrás con los niños de la mano , vestidito de playa de cortes orientales, y una gran bolsa colgada al hombro .

Los pequeños , con sus gorritos y chancletas , llevan cubitos , palas , y alguno más mayorcito un flotador , parecido a aquellos negros que se utilizaban en las playas de los sesenta y que no eran más que un llanta de una rueda de camión, lo que ocurre es que ahora son más sofisticados , de plástico y con algún anagrama , pero sobre todo ¡pesan mucho menos!

Es curioso que dichos cubitos se dejan olvidados en la playa al atardecer mucho más de los que pensamos , contando en más de una ocasión hasta veinte, con sus palas a juego.

La madre va riñendo a los chicos, y ellos felices bajan alegremente a disfrutar de un día de playa que luego explicarán a sus amigos del interior de la península. El padre delante pasa de todo, lleva los ojos llenos de sueño y normalmente mala leche.
¡Joder lo que pesan las sillas!
¡Cada día la misma historia, os dejo en la playa y me voy a la sombra a tomarme un tinto de verano!- exclama en sus adentros.

A la limón pero un pelin mas tarde hacen su puesta en escena las señoras de buen ver , con estupendos bronceados , pareo a juego con el bañador y silla en la otra mano , amén de la citada bolsa que también cuelgan de su hombro .

Ellas como no tienen maromo, o bien se ha quedado en el bar, arrastran con todo el equipaje, alegres y distendidas.

Ya tirando hacia el medio día aparecen las parejas de enamorados, que han aprovechado sábanas y buffet libre en el hotel, y suelen bajar a la playa cogidos de la manita y besuqueandose hasta la orilla, amén de algún achuchón en el trasero de la chica que responde con un:

¡Cariño, que nos van a ver!

Empieza a calentar de veras el sol, que ya se encuentra en su punto más alto cuando llegan los adolescentes. Despeinados ellos, sin más utillaje que las zapatillas, el bañador, normalmente bermudas y una toalla colgada en un hombro.
Ellas benditas adolescentes, con impecables bikinis de vertigo imposibles para cuerpos que no sean de esa edad, bolsas y zapatillas a juego. Ambos suelen llevar walkman en los oídos.

Los chicos al llegar a la playa arman un alboroto tremendo, acabando con una gran carrera en el agua, para pasar seguidamente a sentarse en el chiringuito a tomarse una birritas . O a jugar a la pelota echando arena a todo el que está a su alrededor.

Ellas se tuestan literalmente al sol, impregnándose de bronceador hasta los dientes dando a la playa ese olor característico a veraneo.

Los turistas extranjeros suelen ser más madrugadores, pero los reconocerán por esa capacidad camaleónica de cambiar de color, pasando desde el blanco leche, al rojo pasión, para acabar con el marrón chocolate, que luego lucirán en sus países en los que el sol no sale ni por asomo. Rubias ellas, rubios ellos…

En la hora en la que supuestamente es la comida, y cuando ya han desparecido las familias felices y la señoras de buen ver , asoman en la playa todos aquellos trabajadores de los hoteles circundantes , que aprovechan el ratito que les dan de resuello para darse un chapuzón . Así que la playa se inunda de camareros, cocineros, botones de hotel, limpiadoras de habitaciones y todo el mundo laboral de temporada se da cita en la playa. Los reconocerán porque ellos no lucen el look playero, y normalmente llevan toallas delatoras del hotel al que pertenecen, normalmente blancas.

Al atardecer hacen su aparición las familias de emigrantes, que acabado el currro se acercan a la playa para pasar un rato. Son familias numerosas, compuestas de los diferentes miembros de una o más familias que ya residen aquí en nuestro país, pero que conservan el arraigo familiar que nosotros desgraciadamente hemos perdido.

Llevan consigo, mesas, sillas, mochilas para cenar en la playa y alargar un poco más la conversación sobre su lejana patria y sus costumbres.
Pero ¿Cómo?..

Ya están aquí las gaviotas y los perros.
¡Coño! Si esta peli ya me la se de memoria...
.. Y llega el anochecer en la playa, pero…
¡Eso ya lo saben!
Y sino lean el otro relato…

Angels Vinuesa

lunes, julio 16, 2007

No soy Brecht, pero las letras me acompañan




Querida Ginna ;




Es de Angels Vinuesa..por si te interesa mirar su blog...



Mujer...de Reus...dedicada a la salud pero...aficionada a la escritura . Si metes su nombre en San Google bendito te saldran muchas cosas sobre ella




Hoy revoloteando por el google , San Bendito Google ,he visto que has colgado un poema mis "Recuerdos" en el foro .






¡Muchas gracias por la deferencia!






He intentado contestarte , pero me han dicho que he de pagar , jeje .Enfin que como veo que has visistado mi blog , te contesto aqui..






Creo que hay un relato que quizás enmarca muy bien el problema de los hijos adolescentes en la personas que han quedado single . Refleja un poco un aspecto de la vida ..



Leelo , se llama "El novio de mamá", y está en mi blog .






Un beso y espero que Internet , tan grande .. tan pequeño te lleve hasta aqui ...o San Google que todo puede ser ..



Angels Vinuesa






domingo, julio 15, 2007

¿QUÉ COMEN LOS YANOMANIS?...LA COCINA ENCANTADA


¿QUE COMEN LOS YANOMANIS?


¿Como están de hambre mis lectores?


¿Les apetecen unas galletitas hechas con “bachacos” (hormigas grandes), una lapa salada (roedor con forma de liebre),carne de caimán ,lombrices de tierra, tapires (paquidermos parecidos a cerdos) o una paca (especie de roedor) asada a las brasas o quizás una sopa hecha a base de huesos y carne de mono blanco.

Como habrán podido observar son comidas de un lugar muy lejano de nuestras lides , vienen de Brasil y Venezuela y pertenecen a la tribu mas estudiada del Amazonas : Los Yanomanis .

Los yanomanis , son una supervivientes en este loco mundo de la civilización automatizada , ellos persisten a través del tiempo y como suspendidos en él . Toda en su cultura tiene un efecto mágico, y la comida no podía ser de otra forma. La forma de comer está íntimamente ligada a las costumbres, y es la representación d e la forma de vida.
Hay personas que comen para sobrevivir, y hay grupos étnicos en los que la comida es algo más que la supervivencia está ligada a sus creencias y a su espiritualidad

Mientras los hombres talan los árboles , las mujeres y los ancianos se encargan del cultivo , también de recolectar los frutos silvestres que servirán para épocas de escasez Y es sobre este cultivo donde recae la gran parte de su dieta , también de la caza pero en menos medida .
.
Aunque mucho tendríamos que aprender de esta tribu, ellos se llaman Nación Yanomani,, los cazadores nunca ingieren sus piezas cazadas , pues el espíritu del águila que debe protegerle se volvería en contra de él . Las relaciones con los animales son místicos, cada individuo está relacionado con un animal desde que nace, y con el comparte su suerte, y tienen dos distintos tipos de caza, la de la subsistencia y la que utilizan para rituales. Nunca comen carne poco hecha, la sangre tiene un especial simbolismo en su cultura.

Entre los productos que los Yanomami cultivan se encuentran: el plátano, maíz, algodón, tabaco, ocumo, lechosa y miel, y además recolectan frutos, tubérculos e insectos. Pero la base de su alimentación es el conuco.


Los Yanomami conocen, siembran y utilizan el tabaco de manera cotidiana, colocándose pequeños rollos de hojas del tabaco, entre el labio inferior. Además utilizan alucinógenos como: el yopo, pararo, yahoana, restringidos principalmente a los chamanes que son los que los conectan con otras vidas o la vida del más allá.


Cazan una gran variedad de animales como: el báquiro, la danta, el mono, el tápir, la rana, la anaconda y otras serpientes; huevas de tortuga, larvas de avispas, termitas y tarántulas. Que ingieren porque creen que adquieren así la virtudes del animal comido; en este caso, la gigantesca Theraphosa blondii, la más grande del mundo.


A modo de iniciación como cazadores, los jóvenes ponen a prueba su valentía, tienen que sacar la tarántula de la cueva y envolverla viva en una hoja de palma, , donde la transportan hasta el campamento.


Pero no solo comen insectos, también yuca y plátanos que es la estrella de su dieta. Consumen una bebida realizada con las cenizas del muerto, ya que eso les traerá la vitalidad del difunto.


Por lo que vemos los yanomanis ingieren proteínas en abundancia.Comen aves menos el águila, comen culebras gusanos escarabajos, lagartos arañas e insectos como las hormigas y sus larvas.
Comen frutos silvestres como la palma del el pijiguao . Los plátanos y las frutas las envuelven en hojas y las colocan sobre las brasas.


Solo es embriagan con una droga llamada Yopo que les da alucinaciones de poder.


Se trasladan continuamente según se agoten los campos de cultivo. Utilizan para la pesca una especie de planta para atontar a los peces llamada timbó.


Estas materias primas no solo se encuentran salvajes en su entorno del Amazonas. También tienen ganaderia pero no de vacas o ovejas, sino de insectos comestibles que guardan en troncos podridos, y que se conservan mucho más frescos que en el mejor de los frigoríficos.


Quizás ellos sean un ejemplo del aprovechamiento del medio ambiente sin molestarlo ,ni agredirlo y eso que ellos no saben nada del calentamiento global .¡O quizás si , sin saberlo!



Son los Yanomanis , el ultimo vestigio encantado del planeta
¡Conservémoslo!

Angels Vinuesa