miércoles, diciembre 11, 2013

DÚO MIRÓ

DUO MIRO

Para Medir y Marta, con cariño…

Resbalan las notas por el teclado del piano, bajo las gráciles manos del pianista. Blancas , negras, corcheas y semicorcheas surgen deslizándose en una aurea divina que buscan el encuentro desesperado con otras notas que salen del violonchelo .

La manos de la violonchelista se mueven ágilmente entre las cuerdas para dar el sonido perfecto que músicos de todas las épocas escribieron para ese fin.

La música crea un ambiente denso, sofisticado y modélico que hace que ambas notas surgidas desde el piano y al encuentro con el violonchelo se acoplen como la pintura del gran pintor Miro.

Dos modalidades , que fusionadas en este dúo , hacen que se vaya configurando un gran cuadro musical , y que ambas disciplinas sean gemelas y absolutamente inspiradoras .

El pianista Medir , con su gran figura, su aposento de músico curtido , y su presencia ,instiga a la violonchelista Marta que ya destaco desde niña en este campo , y que se hace más grande cuando el instrumento, el violonchelo es la fusión perfecta con su cuerpo y una prolongación de sí misma , ambos enredados y distanciados en el sonido musical , confluyen y se separan , responden uno a otro con su música o tocan al unísono en un arcoíris de musicalidad .

Son como las pinceladas del pintor que supo sacar todas su esencia a paisajes y personajes , él los pinto , ellos lo tocan y es esa fusión mágica que hace de estos dos músicos , un dúo musical excepcional y único.

El dúo Miro encandila con su música , tanto a oídos inexpertos , como a refinados , y solo es el placer de escucharlos lo que marca la diferencia .Cualquier estilo, cualquier autor desde los clásicos a los contemporáneos , estarían encantados de escuchar y sentir la música que ellos producen y escenifican .

En ese vaivén de las notas , el ir y venir del piano con Medir y el violonchelo con Marta ,hacen un discurso musical irrepetible , donde desde la tragedia hasta la comicidad tienen su hueco .Y es en ese punto , donde la pintura y la música confluyen para crear una pócima mágica , y donde Miró desde allí , y ellos desde aquí se miran como reflejados en un espejo .

Nunca un nombre de dúo tuvo tanta certeza, y tanta complicidad. Porque en el marco de ese cuadro, que él pintó, los colores que salieron de los pinceles del maestro son remodelados por estos dos grandes músicos, que lo interpretan y le sacan el máximo partido.

El Dúo Miró, es hoy por hoy uno de los mejores en el panorama musical y que darán mucho que hablar de ahora hasta el futuro, porque sus posibilidades son infinitas, como su música que es su esencia particular e íntima.

Escucharlos es un placer para los sentidos, que hacen emocionar y sacan la sensibilidad a flor de piel.

Angels Vinuesa





miércoles, junio 05, 2013

ESPEJISMOS DE RAJOY








Cuando me fui de vacaciones, todo estaba muy revuelto. Las malas noticias no cesaban y los casos de corrupción se multiplicaban , me fui al otro lado del mundo , y en ese espacio de tiempo no supe nada de la” madre patria”, porque allí las noticias siempre son locales del Cono Sur , nunca de Europa y menos de España.

Me plantee, que habría ocurrido en este tiempo, y vuelvo con la convicción que nada ha cambiado y además ha empeorado. El caso Bárcenas sigue igual ,o peor , porque cuando me fui ya avisaba la Banca Suiza que el tipo estaba sacando el dinero , y ahora meses después al parecer le van a bloquear las cuentas , cuando ya no quedara ni un euro , Los Ere de Andalucía en su línea , la oposición a la sopa boba , y Rajoy….

¿Qué decir de este personaje oscuro de nuestra historia?

Hace dos días, avisaban a bombo y platillo que nos darían una buena noticia, y la esperada buena nueva es que el paro ha bajado, alegando que eso es un buen dato y que ratifica la buena política del gobierno.

¡Juas!

Sr. Rajoy , el paro ha bajado porque estamos en época estival , y es cuando mas contratos se hacen , hay que cubrir las costas , los restaurantes y los hoteles , ahora… enlazar esta noticia con la reafirmación que la policita económica del Gobierno es la adecuada , eso es…¡ una tomadura de pelo!

Porque cuando el sol se vaya, y las tardes de setiembre empiecen, todos aquellos que aprovecharon estos tres meses para trabajar en la costa, volverán a engrosar las listas del paro.

Estos politicuchos de tres al cuarto, creen que el personal es anormal, o gilipollas, y creen que nos van a volver a engañar de nuevo. Pero no se dan cuenta que la gente está viendo el percal, y los abusos, y que ya no le venden la moto ni a su padre.

El crédito, por más que se empeñen no fluye, y los dictámenes de nuestros jefes allá en Bruselas, nos están vigilando de cerca y no se fían.

Ese es el problema, que tantas mentiras han dicho a diestro y siniestro que ya no se los cree nadie, hasta su propio predecesor, le ha dado caña.

¡Porque no lo están haciendo bien!

Por más que se empeñen en maquillar los datos, ya no los cree ni el cuco.

Y por mas que nos repitan que la salida puede ser la creación de empleo, eso ya no hace mella, porque en cada hogar hay un parado, y en muchas casa hasta todos los miembros.

Mientras tanto, ellos a la suya y la que escribe ya esta cansada de siempre protestar por lo mismo, hasta yo estoy agotada con este gobierno de incompetentes.

El espejismo al que alude nuestro Presidente, es eso , solo una ilusión ,que nada tiene que ver con la realidad

Sr. Rajoy, cansa al personal de verdad .






¡Es muy pesado!

Anges Vinuesa













sábado, junio 01, 2013


ADRIAN BARULÉ
 
 
 

Curtido de muchos trances de la vida, con su traje impostado Adrián Barulé , es el “capo” de todos los negocios que se trajinan en el pueblo.

Nacido en una paupérrima familia, explica sin resquemor que  dormía en  cartones  en el suelo, pero  salió adelante con el convencimiento que  su meta era  mantener a toda la familia y hacer una cuantiosa  fortuna que ha  conseguido sin ningún problema.

Subido en su motoreta  sin más lujos que un mono de trabajo, una gorra de camuflaje  con un casco de color amarillo chillón, es hoy por hoy la persona  que más  negocios  lleva  en este alejado lugar del Pacifico.

Adrián Barulé , tiene su propia idiosincrasia de la vida ,y se considera , padre e hijo ejemplar , aunque en el tema de amores sea promiscuo, teniendo  esposa , querida,  y algunas más con las que comparte su  agitada vida , siempre colgado a  teléfono , y dispuesto a  sacar  pistola o machete si  fuera necesario.

Ha  dado  con sus huesos a la cárcel , donde  como buen observador  de  vida , fue   casi al segundo  día  “el rey del mambo”, siendo respetado por los otros asesinos, violadores   y demás  reclusos.  

Adrián  Barulé  es un  negro, delgado, pero  de gran fortaleza y marcada musculatura, su pelo rizado largo, lo lleva indistintamente con coleta o con pequeñas trenzas que reposan en sus hombros, y aunque nadie  daría un duro por él, confiesa sin temor que guarda  varios Cartier en su caja fuerte.

Es un hombre de verbo fácil, que añade  continuamente en su conversación  citas de  personajes famosos, que intercala en  su  atropellado conversar, con su propia ideología de vida, y que  guarda  como un tesoro  su gran  autoestima siendo él la persona que más se  quiere en  el mundo.
 

Sus  pilones son la amistad y  el respeto, siendo estos los engranajes que hacen mover a este personaje que  ni siquiera los santeros o las  echadoras de cartas se atreven a pronosticar. Adicto  a acumular  riqueza, no le importa  llevar sobre sus hombros  a montones de personas que le deben favores, o deudas, teniendo en convencimiento que  le pagaran sin tener necesidad de perseguirlos. Porque  en algún momento se  cruzaran en su camino y acabaran pagando por las buenas, con una somanta de palos o con una puñalada...

Adrián Barulé es un tipo peligroso, y al mismo tiempo tierno, que guarda nobles  sentimientos, para todos los suyos y los que considera amigos , pero que nadie  se sienta con  el poder de traicionarlo porque  es en ese  momento en el que  su “alter ego” sale a relucir, y todos sus demonios  salen  de paseo para dejar su rastro de  venganza más cruel.

Adrián Barulé hace de su vida una proeza, y es con sabiduría popular, el más agudo e inconformista dela isla, la vida le ha pegado duro, sin embargo ha hecho de su resurgir un reto diario, constante y sin freno, donde nada  es imposible.

Hace sus profecías, su pensamiento que transmite a sus congéneres protegiendo a su prole y velando por sus intereses, pero Adrián Barulé nunca pierde, siempre al final sale  ganando, porque maneja a propios y extraños a su antojo, moviendo los hilos, y tejiendo la tela de araña, que le hará depender  de  él a todo el que  esté a su alrededor.
 

Manipula a  la gente  a su antojo y sin embargo a pesar de ser el rey, se siente solo y es su soledad  su más  viajera enemiga.

Adrián no pasa desapercibido a pesar de intentarlo en su traje impostado, y todo el mundo sabe que hay que temerlo, más que amarlo, aunque  su búsqueda del amor sea  constante, e incansable.

Debajo de su piel de cocodrilo, existen  muchas más de majá, de santanica y hasta de lechuza, que  emergen cuando el precisa y cuando le conviene.
 

Sin embargo Adrián Barule  es un hombre justo que siempre quedará en mi recuerdo con enorme  cariño y respeto ¡Por si acaso!

Angels Vinuesa

 

    

   

viernes, mayo 31, 2013


LOS CAYOS

Nunca  en mi larga y viajera vida, me he visto asombrada y deslumbrada por  casi ningún paraje, hasta que descubrí Playa Pilar  en los Cayos.
 
 

La hermosura de  ese mar  con  toda la gama de azules y verdes, desde el pasaje de madera al cual se  accede, es algo que quedará impregnado en mi retina por  siempre.

Las palmeras, llenas de cocos a su orilla, la fina y blanquísima  arena  blanca, y el agua  completamente  transparente y  templada, es una  experiencia  que nadie debería  dejar de contemplar.

Si existe una playa donde  perderse, esa es playa Pilar en los Cayos, describirla  sin temor  a dejarse cualquier detalle sería imperdonable, porque es tal su  belleza, que cualquier omisión seria una  grave equivocación.
 

El Caribe  baña su orilla, y deja al trasluz, los peces y los  grandes  escualos qué observan en la distancia, dejarse mecer por su suave oleaje, y observar el  agreste paisaje de los otros cayos  que como grandes hermanos acompañan  a este Cayo Guillermo.

Entrar  en los cayos, sobre un terraplén, construido encima del mar, y observado a ambos lados  como el agua te  acompaña es una experiencia inigualable. Kilómetros de distancia separa  el peaje  de  la entrada, que ha de ser costeada por los lugareños  en moneda no nacional ,y no por lo turistas , y te sumerge  en un laberinto de  carreteras ,que te  dirigen hacia playas como la de Pilar antes mencionada, trocitos de cielo inmersos en un paraíso  verde y salvaje.

Nunca pensé que los cayos  fueran tan inmensos en distancia, y tan bien acondicionados,  en referencia a la red  viaria de la isla, donde  no se  vislumbra ni un poste de  red eléctrica, habitual y constante en todas las  carretas de Cuba. Ni un bache, ni una falta de  asfalto, solo hermosas  autovías que te hacen fácil acceso a cualquier rincón de  ese entramado de  carreteras, con salidas a playas  de  ensueño.

Que fácil sería que el transporte fuese más fluido, que  existieran para los de aquí autobuses  rápidos, confortables que hiciesen la vida más fácil, y no una odisea el recorrerla. Los 1250 kilómetros  que marcan la distancia entre Oriente y Occidente, son en muchos casos insalvables, para los que han vivido aquí toda la vida.
 

Ver y recorrer los cayos, es una  experiencia de vida, que nadie debería perderse, porque aquí Dios dejo  un trozo de paraíso para que quien viniese pudiese  contemplarlo y maravillarse de su belleza.

Angels Vinuesa   

EL VARADERO DENTRO DE VARADERO
 
 
 
 
 
Decir qué  las playas de Varadero  no son maravillosas, sería una verdadera falacia. Son inigualables a  cualquiera de las que  estos  ojos cansados han podido vislumbrar.

Pero existe un mundo dentro de  ese submundo, alrededor de las calles dela 20 a la 61, y la autopista que la circunvala. Existe un Varadero, con hoteles de lujo, campos de golf, y hasta delfinario, y ese  otro costumbrista, de la calle, de las  casas alquiladas a gente del lugar, del buscar  diario el sustento, el de los trabajadores de los hoteles, que no ven  con buenos ojos que paisanos suyos puedan acceder a las instalaciones, destinadas solo a turistas.

Existen los coches descapotables, y los Chevrolets, tuneados  con potentes motores, que  con su música con demasiados decibelios, se pasean por la avenida principal, esperando que algún  turista lo rente para  darse un vueltecita.
 
Las tiendas de  artesanía, se multiplican, con estrafalarios abalorios, maracas, y souvenirs, donde  el regateo es imposible, y  el precio cambia según el aspecto del comprador.
 

Y esos  dos varaderos  coexisten, porque no les queda más remedio, unidos y desunidos en la distancia que marca el  color del dinero, y donde desde fuera, y sin profundizar, se ve uniforme, cercano y  como un espejismo que se  desvanece  al mismo tiempo que  se aleja el tour de los turistas.

Playas para algunos pocos que  acceden desde los hoteles, con custodios para  evitar a los ladronzuelos, y playas para los lugareños, sin seguridad, hamacas y arena, bares o nada que tomar, la dualidad del Varadero de los viajes organizados, de los vuelos  chárter  con todo incluido, y el de los propios que  pueden acceder.

Un mar  azulado, embravecido en época de tormentas, pero que deja su lastre, dando rebaba  en las orillas de una arena completamente blanca, fina, que se mece  al ritmo del son.
 

Varadero no deja de ser único  e inigualable, sin embargo coexisten esos dos , como si de un doble espejo se tratase, sin temor a que cada uno de ellos se  empañe , para  descubrir el otro, que sigue ahí expectante , para quien lo quiera ver, para quien no se  quede solo en el folleto, y quiera  descubrir que  existe, sin temor  a equivocarse y a ser valiente .

Solo aquel  que se  capaz de ver los  dos gemelos Varaderos, será  capaz de comprender la idiosincrasia de  este país que es Cuba.
 
 
 Angels Vinuesa

 

 

jueves, mayo 30, 2013


LA PELUQUERIA DE  TOTOLA

La peluquería de la Totola es un pequeño habitáculo al final de la casa, que da a un patio donde una gran peral y un aguacatero protegen con una sombra a un herrumbroso balancín que se sitúa en el fondo, y donde las gallinas y los gallos se pasean a placer sin que haya nada que  se lo impida y donde quedan  tendidos los manchados  trapos con el tinte de otras clientas.
 
 
La Totola  es una prestigiosa  peluquera que  cuenta a cientos las clientas que viven arreglarse el pelo a su casa. Dice tener 49 años, pero ni su aspecto ni su jovialidad se adecúan a su edad  biológica. Tres sillas de hierro, y un lava cabeza de cemento  conforman todo el mobiliario de esta humilde peluquería en un lugar lejano del Pacifico.

La  adquisición de los tintes los combinan entre los  comprados con moneda nacional, unos pequeños botes de polvos que disuelve con agua, y deja un rastro impérenme en las cabezas de las clientas, y otro comprados en las tiendas por dólares, y que  una amistad le recoge cuando  entran en la  tienda  ganándose alguna propinilla.

Los utensilios, planchas y secadores, se los envían desde los EEUU, así como la queratina que pone al final del peinado.

Totola  se siente orgullosa de su  trabajo y continuamente te pregunta si  te gusta así o de otra manera, la conversación es la única forma de distracción, en esta  extraña peluquería donde nunca llegan las noticias del corazón, ni las revistas de moda, ni falta que les hace...

Una gata de nombre  Cuca dormita en una silla, con su pelaje   rubio manchado con  gotas de los tintes, pero la gata no se inmuta, ni por el griterío de las mujeres, ni por el  ruidoso sonido del secador con el que Tota va  moldeando las  diversas cabezas. Dice Totola que  esa gata no es suya, pero que hasta ha parido en su casa, y que desde que está ya no hay ratones en la casa.

De vez en cuando se asoma  alguna mujer por el pasillo exterior de la casa que da directamente a la peluquería, y le pregunta  si puede arreglarla.

Ella sin inmutarse le contesta que ahora está haciendo un trabajo y que se pase dos o tres horas más tarde, pero  si la clienta insiste en quedarse, Totola, les asegura que las atenderá  todas pero que no le metan prisa, que ella va a su aire, y a su ritmo.

Yo mientras soy espectadora de las conversaciones que las mujeres desarrollan sin ninguna prisa, me balanceo en el mecedora de hierro, mientras una escandalosa piara de  cerdos   alborota  tres cuadras más allá.
 

En este  lejano lugar del Caribe, parece que Dios  se  sentó y dijo ¡voy  a  descansar! ¿Para qué  andar con prisas? Creo firmemente   que debió ser  algo así, pero para entenderlo hay que volar hasta esta tierra, sino es imposible.

Angels Vinuesa

 

LA MANICURI DE ANNAYSI
 
 
 
 
 
 

Sentada en la sala  de la casa ,con el murmullo de la lluvia tropical que golpea con suavidad los ventanales de madera, sin más  cristal que  el  roce de las gotas de lluvia que sacuden los mangos que caen escandalosamente sobre las  baldosas del patio, con un pollito que parece haberse  enamorado de mis tobillos  y no deja de piar   alrededor de mis pies me  decido a  escribir  sobre la manicuri (manicura  para nosotros )que  es un oficio  que bajo patente se dedican muchas  de las mujeres en este país, y  que  hacen de arreglar las uñas su “modus  vivendi” .

Anaysi , es una cubana de piel blanca y carnes  prietas , con sus ojos maquillados  a la perfección y sus cejas  depiladas perfectamente, que con  su forma peculiar de  pintar la uñas ha hecho que su fama haya trascendido fronteras y  pasa la mayor parte del día sentada  en un pequeño cubículo, sin más muebles que una mesa  hecha de  madera, con estanterías   a ambos lados donde  reposan una veintena de  lacas de  colores, un torno que  le  enviaron del  “yuma”,y un pequeño frasco donde  descansan  los pinceles que Anaysi utiliza para trazar  diversos dibujos,  especiales decorados imposibles como  si fuera un lienzo  del mejor pintor. La imaginación de Anaysi no tiene límite, y  solo con una pequeña indicación dibuja  en ese diminuto espacio que es la uña  pinturas abstractas que lucen todas  y sin excepción  la mujeres de  este  pequeño pueblo del  centro de Cuba.

Un viejo aparato de música ,  suena  con salsa y reggaetón a toda  potencia en este pequeño espacio, y Anaysi no deja de  arreglar la uña mientras al unísono  atiende  a todas y cada una de la mujeres que se  acercan  a verla . Tanto hablan  de la gimnasia a la que  acuden matinalmente, como da indicaciones a una menuda Claudia(su hija), que  entra y sale  de la pequeña habitación , donde ya somos  cinco personas , y  el perro que dormita  en la puerta  sin importarle  lo más mínimo que  aquello se vaya  rellenado hasta  casi no poder  respirar . El ventilador   gira sus  astas   cansinamente, para mitigar  el asfixiante  calor que  derrama  sus rayos en el  suelo del patio colindante.

Suena un  antiquísimo modelo de  teléfono inalámbrico, y Anaysi sin dejar  de limar  las uñas , atiende la llamada , dejándolo en manos libres , por lo que  todas las  que estamos en espera de “la manicuri” , somos testigos de una conversación  que  debería ser privada .

Al otro lado del teléfono , una mujer  angustiada  con  la confirmación de  permiso de  salida de la  isla , espera impaciente los documentos  del marido que está en los EEUU, pero  que no  llega a contestar la llamada  de la  que está solo a 90 millas  pero desea con fuerza , dar un paso  a otro mundo diferente  al que su retina está acostumbrada. Todas las  mujeres en espera opinan sobre el hombre que  está  en los EEUU, dedicándole toda clase de improperios e haciendo piña con la mujer qué  está al otro lado del teléfono que  es inconsciente que su conversación está siendo escuchada en estéreo por todas las  demás  clientas.  

Anaysi le  responde, dándole   ánimos, sin dejar  de poner  relleno  en unas uñas demasiado cortas, y sin dejar al mismo tiempo  y en la misma  cadencia del tiempo de hablar con la clienta, explicándole como le van a quedar las uñas y  explicarle que allí de donde  viene van a quedar a asombrados por su destreza .Imaginando que quizás allí ella se haría millonaria y que aquí solo le sirve para subsistir.

  Seguía la conversación con la que estaba al otro lado del teléfono, y reñía a la niña que  entraba y salía  con un triciclo comprado en las tiendas por dólares, y a la  no podían acceder los  cubanos de a pie, por su alto precio   a no ser que  fueran ayudados por aquellos que  estaba en el extranjero, hasta que la mujer se tranquilizó y colgó el teléfono.

-¡Está bien, mima, luego me llamas!-le contesta Anaysi a modo de  despedida pero sabiendo que minutos más  tarde  volvería a llamarla hasta que el “xingao” que  está en el “Yuma” le respondiera.

Anaysy, todo  esto lo hacía  al mismo tiempo y  sin demorarse  al saber que  detrás de  esa clienta , habían cuatro más , y que  la mujer  que le cuidaba a la niña ,  le había dicho que ella se quedaba hasta las cuatro porque  tenía que  atender  su casa, que le dejaba escogido el arroz , pero  que si  tardaba un poco más, tendría que dejar  a la niña sola.

Anaysi  se quejaba de las cervicales sin inmutarse lo más  mínimo ,porque  sabía  que  ese  el  único  modo de llevar la comida  a  casa y no pensaba  ni por un momento , perder  un segundo más,  en unas uñas  que  a pesar  de todos los inconvenientes había quedado realmente preciosas y serian el orgullo de todo el barrio.
 
 

-¿Cuánto  te debo Anaysi?-le pregunto

-Cuatro dólares, mima –me dice  en tono cansino.

Me voy de la  casa dejando el barullo de aquellas mujeres que siguen en un  tiempo  que parece haberse  detenido por un instante y donde la vida  continúa  sin más preocupación  que  el quehacer diario.  

Angels Vinuesa        

SONIDOS DE CUBA

Cuba se despierta bulliciosa, cuando ese permanente sol anuncia su albor , ya  cuba se mueve a golpe de bicicleta , bici taxi, o en coches de caballos .El rumor  de gente  es palpable en cada rincón, los niños a las  escuelas, los trabajadores del estado a sus establecimientos , o los que gracias a las patentes hacen su labor por cuenta propia.
 
 
 
 

En cada  esquina se levantan pequeños puestos de frutas o viandas, cualquier  mueble de  deshecho sirve de mostrador, y por cualquier calle maltrecha , dónde  el asfalto se olvidó, y  la tierra hizo de su movimiento las estrechas  callejuelas, que lindan a ambos lados  con la alternancia de casas de madera , o de mampostería con grandes enrejados en sus frontales ,arropadas por  grandes árboles de mangos que  dan su sombra  silenciosa, se mueve la vida.

Las mujeres  sentadas en los portales de las  casa comentan los últimos chismes y bretes de sus convecinos, y los hombres  aquellos que trabajan desaparecen durante horas, los otros, permanecen sentados viendo pasar la vida  de un forma silenciosa, esperando  arañar unos  cuantos pesos que llevaran  el arroz o el puerco para la sustento diario.

Pasan las horas  entre el ir y venir de los coches  tirados por escuálidos caballos o los esforzados bici taxistas que sacan la hiel pera llevar  a los ciudadanos, esperando que no les caiga algún gordo con el que no puedan circulan  con poca  comida en el estómago.

Llega el almuerzo ,y la vida sigue a paso lento , esperando ellos agarrar una botella de ron y ellas la hora de la novela que se afanan por averiguar  cuál será el destino de los actores venezolanos o brasileños que  conforman la vida  dentro de una televisión escasa de  canales , con mucho contenido  educativo , pero muy poca diversión , ni siquiera las películas están dobladas , teniendo que leer  constantemente los subtítulos.

 El sonido del dominó, en las mesas colocadas en cualquier parte de las calles, lleva el son de un país que decelera  su ritmo, las broncas por el juego, se quedan  inmersas en la propia partida, y aunque discuten escandalosamente, las disputas se detienen  cuando alguien se levanta de la mesa, para dar paso al siguiente jugador.
 
 
 
 

La  amalgama de tiendas se  entrelazan entre los portalones de lo que fue una  espléndida ciudad, un hotel con un rotulo de 1924, adaptado ahora en casas particulares, se  desmorona a pedazos ,y la doble moneda del país subdivide a una población entre los dólares, y la moneda del país , los precios inasumibles para todos aquellos que no tengan remesas del exterior se contrarresta con los vendedores callejeros, que aun con las intensas lluvias tropicales siguen  vociferando su mercancía de croquetas , escobas, pan o coditos (macarrones ).




 

El final de la novela  marca el fin del día, que apagan  junto a las televisiones, el  pobre alumbrado de las calles, y solo quedan algunos pocos ya nublados por el ron de calle, alcohol de 90 grados ingerido en cantidades insalubres.
 

Duerme  Cuba, y solo el sonido del cacarear de los gallos marcan un nuevo día.

Angels Vinuesa    

LA PLAYA  SALVAJE EN EL CARIBE 
 
 
 

La playa  estaba  a escasos kilómetros  del pueblo, y sin embargo su  difícil acceso por carretera, hacía que la distancia   entre el punto de  salida   hasta el final de trayecto fuera   complicado.

La dificultades de una  carretera llena de baches , surcada de tamarindos , y aves  que circulaban  su antojo , hacía que  el trayecto  se  hiciera  completamente  mágico.

Al llegar a las marismas, que  eran antesala de la playa, los cangrejos de diminutos   tamaño, tapizaban  una  carretera   donde le asfalto   se  había quedado olvidado hacia muchos kilómetros y solo una tierra  rojiza,  empapada por la época de lluvias, era el único acceso para llegar  al pequeño pueblo de pescadores.

Un mar de color  plomizo, nos recibía,  y una  hilera de  casas  con techos de guano, y desvencijadas maderas, que sobrevivían a los embistes de un mar que antaño había sido  tierra de piratas   y de pecios españoles que arribaron a estas  costas hace  ya demasiados años para  dejar la huella en este puerto pesquero.

El mar caribe nos recibía con la  calma  chicha y un sol que  caía  sobre unos hombros demasiado bancos en un país, donde  los negros  eran los que poblaban   el pequeño pueblo  que resistía,   los envites del tiempo y de las inclemencias.

El puerto pesquero estaba  coronado por un desvencijado  barco  que  era  el que  cansinamente se hacía  cada día a la mar  para recoger  la  abundante  pesca  que nutria  al mismo pueblo  y a las poblaciones  circundantes.

Era un barco que debió ser en otro tiempo, adusto y bien plantado , pero  que ahora con el paso del tiempo  y de las tormentas  se había quedado escuálido y solitario , pero que  era el único que  salía  a la mar  para recoger  el cuantioso y variado pescado. Varios marineros ,  con la piel requemada  por  el sol , se  turnaban  en  dicha  tarea diaria , y una triste   bandera  deshilachada  colgaba desde el mástil carcomido  de color y textura  indefinida.

Sin embargo el encanto natural del puerto pesquero  era  de un valor incalculable, y la retina se  fundía  entre  el paisaje y se confundía llegando  al horizonte que  era  la barrera entre  ese mundo salvaje  y  el otro mundo  donde  ansiaban  llegar  en balsa y donde tantos había dado con sus  huesos en  las  fauces de los tiburones dejando  sus  ilusiones  enterradas en el fondo  del mar que  cada día les  vigilaba.

Me  acerqué  hasta la orilla de la una playa  con arena  blanca y me  descalcé para que mis pies  resbalaran  por un  agua tibia  y recalentada por el sol que  caía  a plomo. La  sensación de placer  fue indescriptible , y el sonido  parecido del rumor de aquel otro mar conocido  por mi desde mi niñez  se entrecruzaba por  este otro mar a miles de  kilómetros de  distancia.

No existían ni bares  ni restaurantes de  grandes rótulos  luminosos, una  humildísima casa  nos acogía  en su seno, para  regalarnos  con su amabilidad una  deliciosa  comida  de pescado fresco y refresco de limón  hecho de polvos  y agua pero que  recogido en  el refrigerador, se  asemejaba mucho a  cualquier  refresco de marca  conocido .

Dos  balancines  de hierro, nos esperaban, y sentada  con el  dulce balanceo al compás  con  el sonido de este mar lejano , hacía que desde la ventana  sin cristales, sentir una  sensación de  calma y tranquilidad casi  olvidada  en personas que  viven  bajo el estrés  diario  y la contaminación.

El paseo  tras la copiosa  comida , por  esa playa  salvaje  me  reconcilió  con el universo y me  regaló  una  docena de caracolas  de color  anaranjado que guardé  en  mi maleta para  recordar  para siempre  ese día  mágico en la playa salvaje.

Angels Vinuesa        

miércoles, mayo 29, 2013


Mi viaje a Cuba

PRÓLOGO

Vivir en un país  socialista  y comunista es una  experiencia extraña, las  vivencias a la  que  están sometidos  las personas que viven  en este país , acostumbradas  a inventarse una  vida  ,exenta de  comodidades , pero protegidas por una Estado que lo asume  casi todo  dejando poco margen para  que  en ese estrecho  las personas  puedan resolver las  dificultades  próximas y lejanas .

Despertarse  cada  mañana  sabiendo que las  necesidades  básicas , sin lujos  están  cubiertas ,  el pan ,la leche,   el arroz,  dejando un pequeño escondrijo para que  el pueblo se  mueva a su antojo aunque  con el ojo  del poder encima de  sus hombros.

Un país que nunca  ha  invertido en infraestructuras , y que gracias  al clima se sobrevive en casas  sin restaurar , y  donde  buscar  algo que se  salga  de lo cotidiano es una ardua tarea.

Toda una economía  sumergida a los ojos del Estado , que  mueve sucintamente,  desde  comida , ropa y  vestido , hasta  cualquier  utensilio que necesiten.

Un país uniforme y al mismo tiempo  disconforme, que   se levanta  con la tranquilidad de  la seguridad, pero  al mismo tiempo no para de” inventar”  una forma de vida  distinta.

Alejados de la tecnología, se  vive  sin el estrés  de las maquinas, pero  con pleno desconocimiento de todo aquello  que es costumbre y hasta obligación  en  otros países.

Todo se mueve    en la calma de países  que  rozan el Mar Caribe, sin apresurarse, y  gastando el tiempo en  rellenar ese pequeño espacio que  el estado  deja  a la imaginación de los ciudadanos.

 
Más de medio siglo, llevan anclados  en un pasado pretérito, sin el  estrés de países  como el nuestro. Es complicado entender la idiosincrasia  de  este pequeño rincón del Caribe , donde  hace muchos años  vivian los indígenas , después  fueron  asaltados por  españoles ,  y las plantaciones  e  industria azucarera que  era el pilón base  de  la  economía ,y  después llegó la revolución que  hasta hoy perdura , más de 50 años  en  este régimen , y sin embargo  entenderlo es  difícil y complicado , y nunca  acabas de llegar  al fondo del vaso .

Veo desde mi ventana, los muchachos  de uniformes  amarillos y rojos  con su camisa blanca y sus pañuelos, que se dirigen  , solos o  acompañados por  su madres , o en bicicleta, a la  escuela , oigo desde  dentro de la casa ,el griterío de un pueblo que  está vivo y  el bullicio  de la  alegría de  vivir . 

Angels Vinuesa

martes, abril 30, 2013

SE VENDE PUEBLO ENCANTADO; MARMELLAR (TARRAGONA)





Cuando escribí “Els esperits de Llum””Seres de Luz”, estuve durante largo tiempo inmersa en el mundo de los espíritus y los seres del mas allá. Fue una experiencia nueva, que me hizo quizás ampliar mis horizontes intelectuales.

Después con el tiempo , todo se diluye, y aunque queda el poso de la experiencia vivida , el libro trata de mis entrevistas con un médium, durante un año , y habla de la vida mas allá de la muerte , y de muchísimos asuntos espirítales más, (si quieren saber mas lean el libro)

Hoy me llama la atención al leer la prensa local matutina, que un pueblo Marmellar, abandonado hace años esta en venta.

Al recabar información sobre la historia de este pueblo, me encuentro con unos datos curiosos e inquietantes.

El pueblo fantasma de Marmellar en la sierra de El Montmell en Tarragona, queda desierto hace ya muchos años después de la guerra civil, y un terrible incendio que lo asoló todo. Las condiciones y ubicación del pueblo era demasiado agreste y sus habitantes aceptaron una vida mas fácil y cerca de los núcleos urbanos que vivir en ese desolado, pero precioso paraje.



La naturaleza ha hecho el resto, se ha apoderado de las casas y el campanario de la Iglesia de San Miguel del siglo XVII sigue erecta y firme aunque rodeado de misterio. Las casas abandonadas están recubiertas por la hierba , sus calles quedan tapizadas por un manto ocre que da al lugar una visión siniestra proclive al asentamiento de fuerzas sobrenaturales y de fenómenos que no podemos explicar por los cauces lógicos.

Dada la ubicación del pueblo , se escucharon voces que allí , en la década del los noventa se celebraban ritos satánicos, y misas con sacrificios humanos , todo ello culminó con el hallazgo del cadáver de una mujer no identificada , de entre 20 y treinta años con una larga melena larga y negra que fue hallada por unos cazadores completamente calcinada , en el atrio de la iglesia de estilo románico.

El cadáver de la joven apareció con signos evidentes de violencia , y enfrente de la puerta de la iglesia , se reconocieron signos satánicos y restos de hogueras, aunque también se llegó a pensar que el asesinato fuese de alguien conocido , y que la puesta en escena en el pueblo fantasma fuera para despistar a la investigación policial.



No pasaron mas de seis años , que se volvió a encontrar un cadáver en el mismo termino municipal, en una urbanización que nunca se llego a acabar quedando abandonada a su suerte , su nombre era Talaia, en esta ocasión se supo la identidad de la joven , que trabajaba en una gasolinera próxima , pero el caso quedó también sin resolver.

Marmellar se ha convertido es lugar de culto de personas aficionadas al ocultismo, y acuden a realizar psicofonías y sesiones de ouija.

Marmellar cuyos primeros datos son de 1023, se relaciona con la iglesia, y con la comunidad religiosa de San Ruf que hizo de este lugar su estancia en el convento.



Cuentan que en noches de niebla se ve la silueta espectral de una dama vestida de blanco que pasea por su calles y llora en al puerta de la iglesia.




Y ahora, el pueblo está en venta a ver quien tiene huevos de comprarlo.

Angels Vinuesa