lunes, abril 01, 2013


LADY MERCADILLO
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 Lo tengo que confesar  me gusta ir al mercadillo, más  aquí que tenemos uno de los más  grandes de Europa, Bonavista.

Me gusta  el ambientillo, las gitanas  vociferando, música de flamenco, y todo barato muy barato.

Con esta  crisis  los mercadillos están a rebosar, la ropa usada a dos euros tiene más  éxito que nunca, y todos  los demás productos, están a precio de  saldo.

Ir  al mercadillo es  entrar  en esa  mezcolanza de personas , ruidos ,  voces  que hacen de  estos lugares  sitios especiales . Allí se mezclan  toda clase de personas, sin importarle  la clase social o el rango. Para los  vendedores todas las mujeres son maravillosas, y todos los  hombres modelos.

Se afanan  en  colocar letreros , muchos de ellos con ingentes  faltas de ortografía ,  y  los mas  traídos , son los que marcan  a euros  o a dos eros un pantalón o una camisa .

La verdad  es que estando en ese caos , revolviendo  montones  ropa ,  regateando con los vendedores , o buscando  tallas imposibles , es realmente una  aventura increíble .

Puedes encontrar  hasta  cremas  de  marcas  conocidas , a  muy bajo precio ,  que  si las comparas  en su precio actual   te parece irrisorio lo que te piden por ellas , cuando intentas , interrogar  si son de marca o  imitaciones , los  feriantes te  dicen algo así  como :

-Es una larga historia-

  en ese momento  le haces un guiño cómplice, y  no le preguntas más, porque  una no está  para gastarse cien euros en una crema  antiarrugas.

Los colores  fosforitos, se mezclan con los azules , los rosas , y los verdes y tú piensas..

…¡Ya  es verano  en el mercadillo!
 
 
 
No sabes bien si  , los modelos  son  de este año o del pasado , pero después cuando acudes a tiendas más  sofisticadas  te das cuenta , que mucha de la ropa que venden , es  completamente  idéntica  al que tu vistes , pero mucho más cara , y entonces  te entra unas ganas de reír  a carcajadas ,  pensando que la compraste  por la mitad de precio , y  o una de dos ,  te engañan en las tiendas  o lo otro  es una visión .

En las  serpenteantes  vueltas  que das alrededor del descampado donde está el mercadillo , te mareas  viendo , una y otra vez las paradas ,  repletas  de colorido , donde tú  vas   escogiendo con mimo y esmero, las prendas más  parecidas  a las que ves en las revistas de moda.

Y a veces te cruzas  en  los caminos con gente  que se dice  de bien estar, y se hacen los disimulados, como si no te hubiesen visto. Pero tú , que ya tienes edad para “ponerte el mundo por montera” , y que te importa “un pimiento” lo que piensen de  ti , te los  quedas  mirando fijamente , y hasta  les haces un gesto con los dedos para que vean que les has visto, aunque luego te lo nieguen cuando los ves en una recepción, donde  lucen uno de aquellos modelitos  que vistes  colgados de una pobre  percha en el mercadillo.

Y se convierten por  honores  propios  en:

¡Lady Mercadillo!

Angels Vinuesa

 

No hay comentarios: