miércoles, mayo 29, 2013


Mi viaje a Cuba

PRÓLOGO

Vivir en un país  socialista  y comunista es una  experiencia extraña, las  vivencias a la  que  están sometidos  las personas que viven  en este país , acostumbradas  a inventarse una  vida  ,exenta de  comodidades , pero protegidas por una Estado que lo asume  casi todo  dejando poco margen para  que  en ese estrecho  las personas  puedan resolver las  dificultades  próximas y lejanas .

Despertarse  cada  mañana  sabiendo que las  necesidades  básicas , sin lujos  están  cubiertas ,  el pan ,la leche,   el arroz,  dejando un pequeño escondrijo para que  el pueblo se  mueva a su antojo aunque  con el ojo  del poder encima de  sus hombros.

Un país que nunca  ha  invertido en infraestructuras , y que gracias  al clima se sobrevive en casas  sin restaurar , y  donde  buscar  algo que se  salga  de lo cotidiano es una ardua tarea.

Toda una economía  sumergida a los ojos del Estado , que  mueve sucintamente,  desde  comida , ropa y  vestido , hasta  cualquier  utensilio que necesiten.

Un país uniforme y al mismo tiempo  disconforme, que   se levanta  con la tranquilidad de  la seguridad, pero  al mismo tiempo no para de” inventar”  una forma de vida  distinta.

Alejados de la tecnología, se  vive  sin el estrés  de las maquinas, pero  con pleno desconocimiento de todo aquello  que es costumbre y hasta obligación  en  otros países.

Todo se mueve    en la calma de países  que  rozan el Mar Caribe, sin apresurarse, y  gastando el tiempo en  rellenar ese pequeño espacio que  el estado  deja  a la imaginación de los ciudadanos.

 
Más de medio siglo, llevan anclados  en un pasado pretérito, sin el  estrés de países  como el nuestro. Es complicado entender la idiosincrasia  de  este pequeño rincón del Caribe , donde  hace muchos años  vivian los indígenas , después  fueron  asaltados por  españoles ,  y las plantaciones  e  industria azucarera que  era el pilón base  de  la  economía ,y  después llegó la revolución que  hasta hoy perdura , más de 50 años  en  este régimen , y sin embargo  entenderlo es  difícil y complicado , y nunca  acabas de llegar  al fondo del vaso .

Veo desde mi ventana, los muchachos  de uniformes  amarillos y rojos  con su camisa blanca y sus pañuelos, que se dirigen  , solos o  acompañados por  su madres , o en bicicleta, a la  escuela , oigo desde  dentro de la casa ,el griterío de un pueblo que  está vivo y  el bullicio  de la  alegría de  vivir . 

Angels Vinuesa

No hay comentarios: